El Marco
viernes 03 de febrero de 2017

Parque del Oeste: la participación ciudadana y el patrimonio común

Desafíos de la Reserva Natural que se nutrió del aporte público y privado.

El desarrollo de la Reserva Natural Parque del Oeste es uno de los mejores ejemplos de que la ciudadanía, a través del trabajo y la participación en la sociedad, puede obtener excelentes resultados. El proyecto obtuvo reconocimiento y aportes desde el sector público y privado. Esto se tradujo en un espacio para cuidar y disfrutar del paisaje, el ambiente y la naturaleza; que ya forma parte del patrimonio común.

El Parque

La licenciada en Genética, Marianela Piazzano, es una de las impulsoras del Parque del Oeste. Desde el Ateneo de Construcción Política viene trabajando junto a otros vecinos desde hace más de tres años. En diálogo con El Marco REC explicó, desde su origen, esta iniciativa que busca convertirse en una política que trascienda a las personas y las administraciones.

El Parque del Oeste es una reserva municipal ubicada en la ciudad de Jesús María. Piazzano recordó que “a partir de la recuperación de unas tierras sobre las márgenes del río Guanusacate” comenzaron a trabajar para darle forma a la reserva. Actualmente, el predio cuenta con 60 Has.

El objetivo es “conservar lo mejor posible los ecosistemas naturales, trabajar en el resguardo para las generaciones futuras y usar un espacio de recreación y concientización en el cuidado de la naturaleza”, expresó la licenciada.

Actividades

El Parque del Oeste se institucionalizó en el año 2015, cuando el Concejo Deliberante de Jesús María sancionó la ordenanza que le dio origen. Desde ese momento, contó Piazzano, “se trabajó en la identificación de senderos para recorridos, se está haciendo identificación de especies de aves (ya hay más de 95 especies identificadas que anidan en la zona y luego migran) y estamos haciendo recorridos”.

“La idea es trabajar en un plan de gestión que permita ampliar mucho más el uso de la reserva”, adelantó la genestista.

Una importante ampliación

Desde la creación misma de la reserva, la idea del Ateneo y de los vecinos involucrados siempre fue ampliar el parque. En ese sentido, el año pasado surgió un diálogo con vecinos, propietarios de tierras aledañas al parque. Uno de ellos es la familia Zerboni, “ellos tienen disponible 40 Has. más de bosque nativo con muchos algarrobos y árboles centenarios, que deciden donar en cesión a la reserva”, contó Piazzano. De esta manera el parque pasaría a tener 100 Has., “Esto es absolutamente valioso, y un desafío muy grande, ya que se amplía la jurisdicción más allá de Jesús María y pasa a ser un parque regional”, agregó.

Parque, río y ambiente

El Parque del Oeste está atravesado en toda su extensión por el Río Jesús María que, en los últimos años, a raíz de importantes inundaciones ha erosionado fuertemente sus márgenes, “cuando ocurre la inundación de 2015 se va gran parte de lo que era la reserva”, recordó Piazzano, “a partir de lo que hemos ido investigando, hace un año que venimos trabajando en un plan de biorremediación”. Entre las principales medidas adoptadas, está la colocación de cañas en las márgenes del Río para evitar la erosión.

Otro aspecto de la importancia este espacio radica en que “el parque actuaría como zona de amortiguación del ingreso del agua a la ciudad”, explicó Piazzano, y agregó: “fevorecería que el agua ingrese a la ciudad con menos energía, con menos fuerza, provocando menos destrucción”.

El desafío de un “Acuerdo Socioambiental” para la gestión del parque

Para Piazzano, el principal objetivo del Parque del Oeste para el año en curso es la firma de un “acuerdo socioambiental”.  Aquello que nació como “una idea de que un proyecto ciudadano pueda ser una política de Estado”, y que finalmente fue institucionalizado, hoy requiere nuevos desafíos de participación que definan la gestión de la reserva.

“El acuerdo socioambiental es invitar a instituciones, a personas, y a entes públicos y privados a conformar este acuerdo de gestión que es el gran desafío”, explicó Piazzano.

Fotografía: gentileza de Ezequiel Vivas