El Marco
lunes 06 de marzo de 2017

Mujeres con pelotas

Por Julieta Ossés*

Sé mejor que nadie que el ambiente del fútbol es de los más machistas. Sé bien lo que cuesta ganarse los lugares y la felicidad que genera tener la oportunidad de hacer lo que uno ama y que sea reconocido.

A dos días del 8M, me entero que ciertos clubes de la Liga Regional Colón no quieren que el campeonato femenino comparta la jornada con las inferiores masculinas.

Aunque intenten esconderlas detrás de vanos y vacíos argumentos, las razones de estos clubes son simples: homofobia y machismo (aunque sea redundante nombrar los dos términos, ya que el primero no existiría si no existiera el segundo).

Muchas de las chicas que forman parte de los planteles femeninos son lesbianas, dato que debiera ser irrelevante, pero que lamentablemente no lo es.

Duele saber que amigas y compañeras son marginadas nada más que por su orientación sexual. Estoy segura de que a ningún varón se le pregunta si es heterosexual antes de hacerle el carné, y no quisiera imaginar lo que le tocaría vivir a un jugador que respondiera que no, porque ya quedó más que demostrado que la homosexualidad no es aceptada en algunas instituciones.

Hace tan solo cuatro años que se realiza el torneo femenino de fútbol en la Liga Colón. Pero esas lindas máscaras de tolerancia que algunos dirigentes se pusieron cuando dicha competencia comenzó, hoy se cayeron. Porque como ocurre desde siempre en los distintos ámbitos de la sociedad, las mujeres tenemos que conformarnos con migajas, nos dejan tener derechos siempre y cuando nos mantengamos relegadas, donde no molestemos.

Este 8 de marzo, más que nunca, nos organizamos y marchamos.

Árbitra de fútbol.