El Marco
martes 24 de octubre de 2017

Fundación La Huella se prepara para abrir su nueva escuela

Sumarán instalaciones en el predio de Chacra de Luna desde el 2018.

Desde hace cinco años funciona en calle 17 la escuela infantil La Huella. El espacio comenzó a tomar forma y buscó sumar propuestas además de brindar el cuidado de los niños. Así surgió un trayecto pedagógico basado en tres ejes: valores, naturaleza y lenguajes artísticos que lograron involucrar a las familias en el proceso. En 2015, se creó Fundación La Huella permitiéndoles obtener la personería jurídica y así ampliar las metas a futuro.

Tiempo atrás surgió la idea de extender el proyecto a una escuela primaria para continuar el acompañamiento de los niños. Luego de mucho trabajo, los integrantes de la fundación consiguieron lo que se será la próxima casa: Chacra de Luna. Allí funcionará dos salas de 4 y 5 años con grupos de 20 niños quienes inaugurarán el predio junto al inicio del ciclo lectivo de 2018. Las pre inscripciones superaron las expectativas por lo que se concretará un sorteo para definir los lugares.

Entre las objetivos que están planteados a corto y mediano plazo se encuentra la construcción de un edificio propio en un sector de las 9 hectáreas que componen el emprendimiento rural. El Concejo Deliberante de Colonia Caroya declaró el proyecto de interés municipal que llevará el nombre de Olga Coseettini, maestra y pegagoga argentina que introdujo nuevos conceptos en la educación tradicional. La infraestructura que albergará a los grados de primaria, tendrá características que reforzarán la interacción entre las aulas y el entorno además de ser amigable con el ambiente mediante el uso de paneles solares y reciclado de los recursos.

La escuela pone su mirada en cuestiones como el trato cercano con el niño, reconocer sus habilidades e intereses, proponer espacios de creación recuperando el rol clave de la familia. Por otra parte, buscan establecer vínculos con la comunidad para hacerla partícipe de diferentes encuentros e actividades incluyendo también a las demás instituciones educativas de la zona. Anabel Uanino, presidenta de la fundacion, sostiene que "hay familias que están buscando otra manera de hacer escuela, percibimos eso, hay una necesidad". 

Anabel Unanino y Emilse Vettori relatan cómo surgió el proyecto