El Marco
miércoles 01 de noviembre de 2017

Mujeres en lucha: historias del Campo La Libertad

El comunicador Lucas Contreras muestra el problema de los campesinos por las tierras.

Un territorio de más de 12 mil hectáreas es el escenario de un viejo conflicto por la propiedad en el cual habitan treinta familias, muchas de ellas viven allí desde hace varias generaciones. Su modo de vida se mantiene intacto al paso del tiempo ya que la cría de ganado en pequeños rebaños y la producción de alimentos permite la subsistencia de todos los integrantes. La empresa Feigin compró las tierras y desde ese momento comenzó una batalla legal para evitar el desalojo siendo uno de los capítulos centrales en 2014 cuando se produjo uno de los remates.

Sumado a la disputa en la justicia, meses atrás se llevó a cabo un desmonte químico en la zona. El Movimiento Campesino de Córdoba acompaña el pedido de las familias en el proceso que en la actualidad no se ha definido aún. En el mes de agosto, Lucas Contreras viajó a Campo La Libertad ubicada en el departamento Ischillín en el marco de una diplomatura que lleva delante sobre comunicación y género. Para finalizar su formación decidió escuchar a las mujeres que viven y resisten.

Ellas no sólo están presentes en los reclamos y en las reuniones informativas sino que cumplen roles fundamentales en el día a día de la comunidad: crían a sus hijos, los llevan al colegio, se encargan del hogar y de las tareas de cría de los animales. Uno de los testimonios recopilados es el de Soledad Soria quien manifiesta que "yo viví toda la vida acá, desde que nací y estamos luchando por los campos, lo que es nuestro". 

"Desde el periodismo o desde nuestros estudios solemos explorar ciertos conflictos, solemos apelar a la voz del hombre. Entonces decidí que fueran todas mujeres (...) ellas son protagonistas de la resistencia no solamente en esa sitación de desalojo sino también resistencia su modo de vida que hoy en día está en peligro que es el campesinado tradicional", sostiene.

Lucas Contreras relata el proyecto