El Marco
lunes 08 de enero de 2018

"Batatas de Caroya", el proyecto que redobla apuestas

En diciembre realizaron la siembra con plantines propios por primera vez.

El emprendiemiento comenzó a funcionar con la modalidad que propone el programa Cambio Rural del Ministerio de Agroindustria, el 19 de octubre de 2016, a partir de un convenio de cooperación interinstitucional, entre INTA Jesús María, Sociedad Rural y el Área de Producción y Desarrollo de la Municipalidad de Colonia Caroya. La mayoría de los productores del grupo “Batatas de Caroya”, ente ellos Alfonso Cargnelutti, Héctor Artico, Mario Lépore, David Ambrosich, Ignacio Ambrosich, René Lépore, Marcos Panontini, Nicolás Copetti y Gustavo Venturini, realizan diversos cultivos frutihortícolas como papa, batata, zapallo, sandia, higos, duraznos, vid, etc.  participando en dicha actividad, el grupo familiar en su conjunto y generando puestos de trabajo en épocas de mayor demanda laboral, como la plantación, cosecha, la poda, etc.

La principal problemática que los movilizó a agruparse, está al inicio y al final de la cadena, tanto en el acceso a plantines libres de virus como en la comercialización de una batata de mayor calidad y rendimiento, accediendo a mejores precios, mercados y agregado de valor en origen. Para resolver la problemática del acceso a plantines libres de virus, ya que el cultivo es afectado por enfermedades que disminuyen drásticamente el rendimiento y la calidad de la batata, compraron propágalos producidos en el Instituto de Patología Vegetal de INTA en Córdoba, articulando dicha actividad con la Dr. Liliana Di Feo, parar luego multiplicar y producir sus propios plantines con sanidad controlada, en un invernadero en Colonia Caroya adaptado para usarlo como jaula antiáfido, asesorados por la Ing. Magali Cargnelutti y el agente de proyecto, Ing. Diego Cordes de INTA Jesús María.

En diciembre de 2017, comenzaron a ver materializados los resultados del trabajo grupal e interinstitucional de todo el año, cuando inició la plantación de batata y los productores contaron con plantines de producción propia y de excelente calidad sanitaria, lo que repercutió en mejores rendimientos y calidad, y en menores costos de producción. Para el año 2018, el grupo se propone seguir produciendo plantines de sanidad controlada, aumentar la superficie de producción y desarrollar nuevas estrategias de comercialización y agregado de valor.

A su vez, la AER INTA Jesús María logro priorizar éste y otros grupos para ser aprobados en la nueva cartera de proyectos del Ministerio de Agroindustria, y se compromete a continuar favoreciendo gestiones interinstitucionales que fortalezcan el desarrollo de economías regionales y a incorporarlas en el programa Cambio Rural, siendo una de las metodologías grupales del Estado, que mayor impacto ha tenido y tiene, en el acompañamiento y fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas familiares.  

Fuente: Sociedad Rural de Jesús María - www.srjm.org.ar