El Marco
viernes 12 de enero de 2018

Sin animales, los vendedores ambulantes suman opciones

Cuáles son las alternativas para los más chicos en las afueras del Festival.

En esta edición, el municipio de Jesús María prohibió por primera vez el uso de animales, ya sea ponis o llamas, para fotografías con niños. Esto se de debe a que numerosas organizciones que defienden los animales denunciaron en varias ocasiones,  el trabajo excesivo al que eran sometidos y las malas condiciones de alimentación y descanso. A través de la normativa que rige el opertivo cada año se eliminó la autorización para los comerciantes que debieron utilizar otras propuestas para entretener a los pequeños.

La esquina central del Festival, Cleto Peña y Abel Figueroa, muestra una postal de ese cambio: un poni de juguete está a la espera de una fotografía con sulky y sombrero incluido. Por otra parte, en la plaza San Martín se encuentra Nicolás Sulfo quien hace tres años llega al Festival con sus caballos a pedal. Es un juego interactivo en el cual los niños toman la riendas del animal, a través de su mismo esfuerzo logran que "cabalgue" por los alrededores. 

Nicolás Seifo resume su propuesta