El Marco
jueves 01 de febrero de 2018

"Hay que tener en cuenta la idoneidad de las personas, más allá de si son familiares o no"

La intendenta se refirió al reciente decreto del presidente que impide que parientes cercanos a los ministros ocupen cargos en el gobierno.

La intendenta de Jesús María, Mariana Ispizua, se refirió a la medida que tomó el presidente Mauricio Macri que prohíbe la designación de parientes de los ministros del gabinete en el Poder Ejecutivo Nacional y ofreció una opinión distinta al espíritu del decreto que redactó el Gobierno Nacional. Para la mandataria local, "fundamentalmente lo que hay que tener en cuenta es la idoneidad de las personas, más allá de si son familiares o no", expresó.

Ispizua reconoció que "no corresponde y es incorrecto" que un funcionario "tenga lleno de familiares a la insititución"; sin embargo, aclaró que "tomarse al extremo de sacar un decreto, quizá se pueda cometer alguna injusticia porque en algunos casos particulares algún familiar pueda tener las condiciones y la idoneidad que se necesita". 

El decreto dictado por el presidente dispone, entre otras cosas, que “no podrán efectuarse designaciones de personas, bajo cualquier modalidad, en todo el sector público nacional, que tengan algún vínculo de parentesco tanto en línea recta como en línea colateral hasta el segundo grado, con el presidente y vicepresidente de la Nación, jefe de Gabinete de Ministros, ministros y demás funcionarios con rango y jerarquía de ministro”.

Dos ministros cordobeses fueron alcanzados por la medida, Gustavo Santos, ministro de Turismo, cuyo hijo debió alejarse de la función que ocupaba en esa cartera y Oscar Aguad, ministro de Defensa, su yerno Rodrigo de Loredo, titular de Arsat anunció que también dejará ese puesto.

Más allá de ser un decreto aplicable solo al ámbito nacional, la medida ha generado repercusiones en los distintos niveles de gobierno, con recepciones diversas en cada caso.