El Marco
domingo 01 de abril de 2018

Encontrarse para pensar las reservas naturales y el territorio de la cuenca del río Carnero

Vecinos de distintas localidades trabajan para mejorar la gestión de la cuenca del Carnero.

El pasado jueves, en el marco de la Feria del Libro de La Granja, la Mesa del Agua y Ambiente (MAyA) fue la anfitriona de vecinos de distintas localidades que desde sus espacios trabajan en la conservación del ambiente. El encuentro fue convocado para conocer las distintas problemáticas respecto de las Áreas Naturales Protegidas o Reservas que existen en la región; y sirvió además, para dialogar en torno a la cuestión hídrica y la gestión de las cuencas de la región norte de las sierras chicas, especialmente la del río Carnero.

En el encuentro se hizo referencia a la importancia de las reservas, convocando a un "ejercicio efectivo" de estos espacios que en cada zona enfrentan realidades distintas. "Más allá de las reglamentaciones y las normativas que muchas veces se demoran, el uso de las reservas por parte de le gente es su principal resguardo", expresó Julio Ortega, uno de los integrantes de la MAyA.

Además de las problemáticas comunes a los distintos territorios, se habló de las situaciones particulares de cada localidad. La Granja y su conflicto con La Cumbre por el desvío del Tiu Mayú. Se escuchó la voz de los vecinos de Agua de Oro, que contaron la experiencia de la Asmablea del Chavascate y su lucha contra los desarrollos inmobiliarios en Candonga. También fue parte del debate la situación del Parque del Oeste, la primera reserva que posee Jesús María. Otro de los temas que se mencionó fue la iniciativa que busca declarar reserva al predio del Canal San Carlos en Colonia Caroya.

Ortega comentó que lo que se vivió fue "un reencuentro", ya que en 2011 hubo una reunión con los mismos objetivos; "estábamos viviendo una sequía similar a la que tenemos hoy", recordó, y agregó que "en aquel momento no estaban preparados para enfrentar semejante desafío: el tema hídrico y ambiental".

Desde esa reunión a la actualidad, los vecinos de las sierras y también del bajo, han sufrido importantes crisis hídricas con sequías e inundaciones que se sucedieron en los últimos años. Ese contexto profundizó la necesidad de trabajar para una correcta gestión de las cuencas yun mayor equilibrio entre la sociedad y la naturaleza. "Se ha generado una toma de conciencia y un compromiso de parte de la gente para abordar esta problemática", explicó Ortega.

Ortega explicó que la meta que se proponen es "coordinar todas las actividades de la cuenca y lograr efectivamente que los que viven en la cuenca alta no afecten a los de abajo y viceversa".

Julio Ortega resume el encuentro realizado en la Feria del Libro de La Granja