El Marco
sábado 07 de julio de 2018

La huella africana

Estancia Jesuítica de Jésús María

A principios del siglo XVII los Jesuitas construyeron una serie de establecimientos  que sirvieron para mantener económicamente a la Orden en el territorio. La Estancia de Jesús María fue uno de estos sitios. Tras sus muros  se encuentran siglos de historia colonial. 
 
Desde hace varios años los especialistas del Museo Jesuítico Nacional de Jesús María investigan la presencia de esclavos en la estancia durante la administración jesuita. "Esta es una zona de muy alta densidad de población de origen africano, fueron llegado tempranamente, cuando se forman las primeras estancias. Con la llegada de los jesuitas esa población esclavizada va a crecer", señala Belén Dominguez, investigadora de la Estancia Jesuítica de Jesús María a El Marco.
 
Relatos de la época permiten advertir el papel de los esclavos de origen africano tanto en las actividades económicas cotidianas de la estancia como en el adoctrinamiento católico. Se estima que para 1767, año de expulsión de los Jesuitas, la orden tenía en Jesús María 270 esclavos, dedicados entre otras tareas al cultivo de la vid. El trabajo de los especialistas ilumina una parte de nuestra historia ocultada durante siglos.