El Marco
viernes 24 de agosto de 2018

Jesús María aprobó un nuevo impuesto para emprendimientos inmobiliarios

La ordenanza se aprobó sin el apoyo del bloque radical.

Con la aprobación en el Concejo Deliberante de la ordenanza Nº3841 de Renta Diferencial Urbana (RDU), más conocida como Plusvalía, la ciudad incorpora una herramienta legal que le permitirá obtener recursos extras provenientes de desarrollos inmobiliarios, en aquellos casos en que la Municipalidad cambie sus normas para facilitar nuevos loteos. La flamante ordenanza recoge un concepto que ha sido aplicado exitosamente en grandes urbes como París, y más cerca, por ejemplo en la ciudad de Córdoba a través del régimen de Convenios Urbanísticos.

La idea base es que la ciudad pueda recuperar para sí una parte de la mayor renta que se genera al modificar normas de uso del suelo y condiciones legales para desarrollos inmobiliarios. El caso típico es cuando se producen cambios de patrón de asentamiento (por ejemplo el pase de zona rural a urbana) o el fraccionamiento de la tierra (mayor cantidad de lotes, de menor tamaño). La Renta Urbana Diferencial pone en manos del Estado una porción de los mayores ingresos que genera a un particular con una modificación/creación de las normas urbanísticas o bien a partir de inversiones públicas.

Los casos en que corresponderá aplicar la RDU están expresamente detallados en la ordenanza: asignación de uso del suelo; y pedido de subdivisión, con cambio de uso. En el caso de cambio de uso de rural urbano, la RDU, será del 5% de los lotes resultantes del estudio de parcelamiento, a partir de que se aplica el cambio de uso de la tierra. Y en el caso de cambio de uso del suelo con subdivisión, antes mencionado, la participación municipal será del 10% de la diferencia obtenida entre la cantidad máxima de lotes a obtener con la normativa original y la modificada.

Los loteadores pueden integrar esos recursos para el municipio de diversas maneras:
• Con una superficie del inmueble en cuestión u otro de su propiedad, dentro del éjido municipal.
• Construyendo obras de infraestructura, por un monto equivalente a la RDU.
• Con dinero en efectivo.

En todos los casos, el pago al municipio debe efectivizarse una vez aprobado el loteo, con el nuevo patrón de asentamiento asignado. Asimismo, el Ejecutivo podrá acordar con el loteador el cobro de la RDU en efectivo en un pago o en cuotas. Los fondos que ingresen al municipio por vía de RDU se destinarán expresamente a construcción de viviendas; creación, ampliación o mejora de espacios públicos de uso comunitario; y obras de infraestructura de uso comunitario.

Desde el bloque opositor manifestaron su rechazo ya que argumentan que perjudicará la actividad. El concejal Federico Zárate, sostuvo en sus redes sociales: "¿realmente piensan que aplicando un nuevo impuesto se va a incentivar a invertir en nuestra ciudad para tener más oferta y mejores precios? Para mí, sucede todo lo contrario, mientras más impuestos le carguen a la actividad, más se expulsa a los inversores, se encarecen los lotes y disminuye aún más la posibilidad de acceso a la tierra a nuestros vecinos".