El Marco
lunes 10 de septiembre de 2018

Córdoba: padres denuncian presencia de sustancia cancerígena en una escuela

Se trata de la Escuela Normal Superior Agustín Garzón Agulla que estaría contaminada con asbesto.

El cese del dictado de clases se había producido debido a la presencia de asbesto, una membrana de amianto que recubría cañerías del subsuelo del establecimiento y que fue retirada durante el fin de semana del 18 de agosto, según había expresado Carlos Paz, subdirector de Salud de ese ministerio. Sin embargo, padres y docentes reclamaban poder acceder al informe técnico que detallaba la correcta aplicación del protocolo que, además, aseguraba que quienes acudieran al establecimiento no iba a sufrir ningún tipo de contaminación.

Tras la contaminación y 10 días sin clases, el Ministerio de Educación de la Provincia determinó que la Escuela Normal Superior Agustín Garzón Agulla, retome las actividades. A pesar de la incertidumbre manifestada por padres y alumnos, desde Educación advirtieron que “corren las inasistencias y el descuento de día no trabajado a los docentes que no se presenten”. Además, agregaron que “se tomó la decisión –junto con la Secretaría de Ambiente– de realizar la extracción y la limpieza de los lugares, se evacuaron todas las dudas con la comunidad educativa y se apeló a todos los recursos para llevar tranquilidad”.

Sin embargo, familias de alumnos emitieron un comunicado manifestando su preocupación aún latente: "somos un grupo de padres de la Escuela Normal Superior Agustín Garzón Agulla de la Ciudad de Córdoba, quienes hemos solicitado la representación legal de la Fundación Lucadesa, ante la probable existencia de fibras de asbesto en las instalaciones del colegio tras haberse verificado que se manipuló indebidamente dicho material cancerígeno en el establecimiento educativo al cual asisten nuestros hijos. Nuestro objetivo es lograr que se realice de manera urgente una pericia químico ambiental que determine si existe o no contaminación de asbesto en la escuela.

El fiscal de instrucción, Iván Rodríguez, el día 7/9 ante el pedido del presidente de la Fundación Lucadesa (el ex fiscal Carlos Matheu) ha suspendido la desinfección que la escuela pretendía llevar a cabo el dia 8/9 y ha ordenado disponer una consigna policial y precintado del subsuelo, natatorio y salón de actos, para resguardar las zonas de manipulación y diseminación originaria del asbesto.

Por otra parte, queremos hacer pública la situación de presión que los directivos están ejerciendo sobre los alumnos, dado que sin contar con la información científica pertinente que garantice que la escuela no sea un foco de contaminación, insisten en amenazarlos con ponerles falta y dejarlos en condición de alumnos libres si no entran a clases. Solicitamos que la justicia actúe rápidamente habilitando los medios para la realización de la pericia químico ambiental que determine si existe o no contaminación de asbesto en la escuela".

Fuente: La Mañana de Córdoba