El Marco
domingo 23 de septiembre de 2018

Se cumplen cien años de autonomía en Colonia Caroya

El 23 de septiembre de 1918 el municipio caroyense se separó definitivamente de Jesús María.

El 23 de septiembre de 1918, luego de siete años de dependencia institucional, administrativa y política, Colonia Caroya era separada definitivamente de Jesús María, asegurando de esta manera su autonomía municipal. El entonces gobernador de la Provincia de Córdoba, Julio Borda, fue el encargado de la decisión al hacerse eco de los diversos reclamos de vecinos que bregaban por el gobierno propio y la facultad del manejo de sus instituciones políticas.

Siete años de intervención

Caroya había sido intervenida en 1911 por el gobierno provincial que en ese entonces adujo acefalía institucional y dispuso la anexión al municipio vecino. Durtante ese año expiró el plazo para elegir autoridades en la comuna sin que se convocara al respectivo acto comicial. Llamativamente la demora se debió a la falta de designación de conjueces para el proceso electoral, obligación que estaba en manos del propio Gobierno Provincial. En ese marco, el mandatario cordobés Félix Garzón dispuso la anexión de Colonia Caroya a Jesús María, resuelta el 21 de septiembre de ese año.

Para las autoridades provinciales, la proximidad de ambas localidades, "la existencia casi por completo ineficaz" de la Municipalidad de Colonia Caroya y el beneficio que significaría el hecho de reunir la administración de ambas comunidades sirvieron de argumento para tamaña injerencia (1).

Según cuenta Marta Nuñez en "Colonia Caroya, cien años de historia", los siete años en que Caroya estuvo bajo jurisdicción de Jesús María "trajeron aparejado un sensible estancamiento en la marcha de la vida de la población" que se vió reflejado en una "notoria disminución de población, alejamiento de familias enteras del lugar y paralización de obras emprendidas en las intendencias de Canciani, Casalotti y Coseani" (2).

Firmes testigos de aquellos años son los ahora centenarios plátanos de la Avenida San Martín. Estos ejemplares fueron plantados durante este período por orden de Gabriel Céspedes, jefe comunal de Jesús María. Cuesta imaginar un símbolo más representativo de Caroya que la avenida flanqueada por los plátanos, paradójicamente, el responsable de este hito, fue un gobernante de Jesús María.

Caroya autónoma

El 23 de septiembre de 1918, el gobernador Julio Borda atendió los reclamos de vecinos y dispuso el retorno de la autonomía de Colonia Caroya, separándola de manera definitiva de Jesús María.

Entre las consideraciones que el Ejecutivo Provincial manifestó en el decreto que devolvía independencia política a la comunidad se destaca la mención a la autonomía de la que había gozado el hasta 1911. También refleja que por consecuencia de la anexión "motorizada por elementos extraños a la colonia", Caroya había pasado a ser administrada por hombres desvinculados de los interesas locales, lo que determinó un abandono notorio de su municipio. El único representante del poder comunal que subsistió durante esos años, fue el funcionario encargado de la percepción de los impuestos, destaca el decreto (3).

Por otro lado, la resolución abreva en argumentos basados en el Derecho Público, tales como el carácter del régimen municipal imperante, que según la Constitución Provincial es definido como autónomo e independiente de otros poderes. Además, remarca que en caso de acefalía, la ley dispone que la solución es la intervención para restablecer el funcionamiento normal del gobierno local (4).

Caricatura de aquellos años que retrata al entonces gobernador Julio Borda y hace referencia al desmembramiento de Colonia Caroya | Fuente: Nuñez, Marta: Colonia Caroya, cien años de historia

Intervenciones, autonomía o autarquía

La situación que se dio en Caroya fue el claro ejemplo de una importante discusión que persistió durante décadas respecto sobre la naturaleza de los municipios en nuestro país. Ese diferendo recién fue zanjado de manera definitiva en la reforma constitucional de 1994 que ordenó a las provincias asegurar un régimen municipal con autonomía institucional.

En lo que respecta a Colonia Caroya, hubo otro momento en el que se vivió una notable injerencia en la autonomía del municipio afectando la integralidad de su territorio. En 1972 el Gobierno de la Provincia dispuso que el sector de Malabrigo pase a formar parte del ejido de Jesús María, desencadenando un intenso conflicto institucional que fue resuelto dos años después con un decreto provincial que definió a ese barrio como parte del territorio caroyense.

Foto de portada: imagen de la fachada del antiguo edificio municipal en 1908 con motivo de los festejos por los 30 años del arribo de los colonos. Ese espacio es en el que hoy funciona la Universidad Popular. Fuente: Bischoff, Efrain: ...Y ellos forjaron un pueblo. Córdoba (1968).

(1) Nuñez, Marta: Colonia Caroya, cien años de historia. Editorial TA. P. AS. Córdoba (1978).

(2) Ídem 1.

(3) Ídem 1.

(4) Bischoff, Efrain: ...Y ellos forjaron un pueblo. Córdoba (1968).