El Marco
jueves 25 de octubre de 2018

Vecinos de Chavascate critican la Carta de Intención firmada por el Gobierno

Aseguran que el documento tendrá sentido si se aplican las leyes ambientales vigentes.

"¿Cuál es la intención?¿Quiénes firman? ¿Por qué las organizaciones de base deberíamos firmar acuerdos con un gobierno que claramente no está interesado en la protección del ambiente? ¿No han demostrado ya que priorizan los intereses económicos de ciertos grupos y no nuestro derecho al ambiente sano, a la salud, a la vida? En estos días diversos medios de comunicación están anunciando como un logro la Carta de Intención firmada recientemente en el Ministerio de Agua, Ambiente y Servicios Públicos. Fabián López... ¿les suena? ¿No será, como ya nos tiene acostumbrados este gobierno, nuevamente poner al lobo a cuidar las ovejas?

Se hace necesario profundizar el análisis sobre este hecho y no quedarse sólo en la superficie. Desde hace muchos años el gobierno provincial, a través de sus funcionarios, viene demostrando una marcada tendencia a favorecer los negocios de una minoría en detrimento de los derechos de los pueblos.Tenemos suficientes leyes de protección del ambiente, tanto a nivel nacional como provincial. Leyes que son permanentemente vulneradas tanto en Sierras Chicas como en el resto de la Provincia.

En nuestra zona nada ha hecho este gobierno provincial ni los municipios y comunas, para evitar el avance de macro emprendimientos inmobiliarios en zonas frágiles de las cuencas, el funcionamiento irregular de diversas canteras, la realización de actividades destructoras de nuestro monte como es el rally, etc. Para muestra basta un par de botones, el Montecito en Unquillo, el Terrón en Mendiolaza, Ticupil en Candonga, etc. etc. etc. Todos ellos avalados por los respectivos funcionarios de turno. ¿Qué nos haría pensar que este mismo gobierno, en sus distintas jurisdicciones, está ahora interesado en el cuidado de nuestro monte? ¿El Corredor de las Sierras Chicas es verdaderamente una preocupación de estos funcionarios? ¿Creemos realmente que les interesa “la conservación del ambiente y sostener la calidad de vida de las personas que viven en él”?

Se habla de participación, sin embargo ante consultas a la propia Secretaría de Ambiente respondieron que el texto de esta Carta de Intención sólo se publicaría cuando ya hubiera sido firmado. Tampoco recibimos ninguna información de la Coordinadora Ambiental y de DDHH que firmó esa Carta de Intención. Nos preguntamos, ¿qué organizaciones de base participaron en la elaboración y posterior firma de ese documento? ¿Quiénes se sienten representados? Si las Áreas Protegidas han surgido de la iniciativa de los pueblos ¿por qué no nos planteamos que sean esos mismos pueblos quienes exijan al gobierno su protección según lo expresan las leyes?

Valoramos la producción que surgió de los talleres que se realizaron en distintas oportunidades donde muchos participamos creyendo que se trataba de una elaboración de asambleas de base. Sin embargo esto fue luego capitalizado por el Gobierno... ¿O fue desde el principio una acción conjunta con el Gobierno? Cabría también replantearse el concepto de “Desarrollo Sustentable” ya que el que viene promoviendo el gobierno no tiene nada de sustentable. Este oxímoron sólo viene a disfrazar las verdaderas intenciones de un gobierno cómplice, que mantiene Cartas de Intención implícitas con el poder económico. La intención de los funcionarios debe ser aplicar las leyes y no sus intenciones…

Cuando la Coordinadora Ambiental y de DDHH de las Sierras Chicas expresa: “queremos una política pública que vele por los derechos ambientales y no pretenda vulnerarlos” ¿De verdad piensa que firmando con el gobierno esta Carta de Intención va a cambiar la intención del gobierno?¿Esta Carta de Intención tiene los mismos objetivos que el fallido Proyecto de Ley de Bosques? Nos preguntamos si quienes dicen representar a las organizaciones ambientales responden al mandato de las mismas que expresaron en las calles, 'No más Desmonte´ Desde la Asamblea Vecinos del Chavascate nos negamos a firmar acuerdos con este gobierno. Exigimos que los funcionarios cumplan con las leyes, realicen las evaluaciones de impacto ambiental y convoquen a audiencias públicas con participación genuina de los vecinos. Eso sería proteger el Corredor de las Sierras Chicas".