El Marco
miércoles 14 de noviembre de 2018

Caroya, cada vez más cerca de tener su primera reserva natural

El Concejo Deliberante trabaja en el proyecto para resguardar el predio del Canal San Carlos.

Por Nicolás Giacuzzi

Todo indica que Colonia Caroya va camino hacia la creación de su primera reserva natural. Diversos factores favorecieron la generación de consensos entre las distintas fuerzas políticas que integran el Concejo Deliberante para que el proyecto pueda avanzar. El cuerpo legislativo trabaja en la redacción de la ordenanza para darle estatus de área protegida a una importante parcela de aproximadamente 47 hectáreas hubicada sobre la márgen norte del Río Carnero, en el sector donde nace el Canal San Carlos, una de las históricas fuentes de agua de la localidad.

Un sinnúmero de circunstancias fueron allanando el camino para que este proyecto que fuera presentado en junio del 2017 por el bloque de la UCR adquiera relevancia y obtenga el consenso necesario para ser tratado.

La reserva, una necesidad ambiental regional, parte de un plan de ciudad

Una de las causas que hizo surgir la necesidad de esta reserva es la situación ambiental crítica que mostró su peor cara en el verano del 2015 con las inundaciones y crecientes de los ríos de la región que afectaron de manera muy importante al Canal San Carlos. Esto, sumado a las prolongadas sequías y la escacés de agua que se torna problemática en el corredor de las sierras chicas.

Por otro lado, la ampliación del ejido municipal de Colonia Caroya implicó que este sector, que ya era de dominio municipal, esté bajo jusrisdicción del municipio, luego de la aprobación de los nuevos límites por parte de la Legislatura Provincial. Con lo cual, el gobierno local tiene ahora facultades que hace algunos años no detentaba.

El contexto regional suma también interés a la creación de estos espacios de resguardo de la naturaleza. Hace pocos días se firmó la carta de intención para la creación del Corredor de las Sieras Chicas. Con este proyecto se busca la puesta en valor las distintas áreas naturales protegidas que existen a lo largo de esta región.

Por último, Caroya se encuentra en pleno proceso de planificación territorial; en este contexto, el avance de un mega desarrollo inmobiliario colindante al Río Carnero y muy cercano al sector que se propone resguardar, brinda una motivo más para el impulso de la reserva por parte del Ejecutivo Municipal. En diversas ocasiones, desde el gobierno local mostraron su oposición al loteo con el argumento de que pondría en riesgo una de las fuentes de agua de la ciudad.

Imagen de la superficie en el tramo inicial del Canal San Carlos. El tunel tiene una extensión de más de 3300 Mts.

El trabajo en el Concejo

El Concejo trabaja firmemente y en varios frentes para concretar este proyecto, desde la redacción de la ordenanza amparándose en la Ley Provincial 6964 de Areas Protegidas; hasta la generación de un salvoconducto legal a la situación jurídica de un arrendatario privado que, de facto, trabajaba las tierras de dominio municipal.

Hace algunos días, concejales de distintos bloques visitaron el predio del Canal San Carlos para conocer in situ la situación de este espacio. Allí se están realizando importantes obras para recuperar el caudal de la toma de agua que se encuentra muy deteriorada. "Estamos viendo para avanzar en la creación de una reserva natural en este predio de 47 hectáreas y evaluar cómo sería el manejo de esta superficie", dijo en ese momento el presidente del Concejo, Alejandro Ghisiglieri. El edil resaltó el trabajo que se viene realizando en las Sierras Chicas y destacó la importancia de aunar esfuerzos en la conservación río abajo.

Concejales en el predio del Canal San carlos | Imagen: Concejo Deliberante

La concejal radical Guillermina Biondi destacó la calidad de la ley provincial a la que calificó de "excelente", el desafío es "empalmar la futura ordenanza" a esa norma superior, algo necesario para que en el futuro se pueda acceder a recursos para la conservación y desarrollo. Para la edil, lo más importante es "preservar los recursos hídricos" que existen en esa zona.

Respecto a la cuestión legal, una situación que se estaba dando en los hechos con un arrendatario privado que utiliza parte del predio para explotación agropecuaria debió ser subsanada por el municipio. Se regularizó la situación a través de la firma de un contrato en el que se incluyó una cláusula que dispone que la relación se extingue, si el predio es declarado reserva natural.

Los desafíos

Sin dudas, la generación de un espacio de resguardo natural implica una gran cantidad de retos hacia el futuro; de hecho, el aspecto más sensible a la hora de redatar la norma que regule este espacio está en la determinación de las actividades que se podrán realizar y las que estarán prohibidas. Para Biondi, existen aspectos que son innegociables como "la preservación de los recursos hídricos y de lo poco que queda de la flora serrana". Sin embargo, estiman que ciertas actividades "compatibles por ser de bajo impacto" puedan ser efectuadas.