El Marco
jueves 13 de diciembre de 2018

Acoso laboral: otra forma de violencia que afecta con mayor frecuencia a las mujeres

Una denuncia generó fuertes repercusiones en Jesús María. Datos y contexto en medio de la nueva ola feminista.

El año en que explotaron las denuncias públicas de violencia contra las mujeres sacudió a todxs. Las mujeres y disidencias tomaron la posta y alzaron la voz, desde el #MeToo, pasando por Ni una menos, hasta las recientes denuncias del colectivo de actrices argentinas contra Juan Darthés. Las llamadas a la línea de asistencia 144 se duplicaron desde el miércoles, y los relatos en primera persona inundaron las redes sociales, otra vez.

En Jesús María, una ex empleada municipal se animó a denunciar a otro trabajador: “en el 2016 sufrí acoso trabajando en la Municipalidad de Jesús María por un compañero de trabajo. Después de informes, denuncias y pedidos de ayuda nos separan a ambos del cargo... pero... a él lo empoderaron poniéndolo en un cargo superior del que estaba y yo terminé renunciando después de tanta hipocresía a un trabajo de 12 años. Si yo no hablo esto seguirá pasando”, denunció en su Facebook personal. Luego explicó que no diría el nombre del acosador.

Las organizaciones feministas que trabajan contra la violencia de género en la zona se expresaron en solidaridad con la trabajadora: “tenemos conocimiento de que la situación lleva años, entendemos que la institución municipal no brindo las protecciones para que (…) pudiera conservar su trabajo”, señalaron en Vivas nos queremos. “Consideramos que empoderar a un hombre, dándole un ascenso en su trabajo, exactamente en el mismo momento que acosó a una mujer, es un acto de impunidad y de total desamparo hacia la victima”, agregaron desde Sí mujer. “Sabemos que estas situaciones son muchas más, y que el municipio cajonea las denuncias naturalizando las practicas machistas”, denunciaron desde Isadora.

Algunos datos de contexto

En la actualidad no hay vigente una ley específica contra la violencia laboral a nivel nacional, aunque la problemática tiene reconocimiento en la Ley de Protección Integral a las Mujeres: esta ley tipifica los distintos tipos de violencias, incluyendo sexual, psicológica y patrimonial.

El Ministerio de Trabajo de la Nación, por su parte, cuenta con la Oficina de Asesoramiento sobre Violencia Laboral (OAVL), que brinda orientación y recibe denuncias sobre casos de violencia en el trabajo. De acuerdo con datos de la OAVL, solicitados al organismo y publicados por el sitio Chequeado, entre 2007 y 2017 fueron atendidas 4500 personas. Entre enero y noviembre de 2017, hubo 572 casos. Además, se recibieron 4.980 llamadas a sus teléfonos y 2.120 consultas vía mail (violencia laboral@trabajo.gob.ar).

“Si bien la Violencia Laboral se ejerce sobre ambos sexos, quienes en primer lugar se acercaron a la OAVL fueron mujeres, sostén de sus hogares, mayores de 30 años, trabajadoras del ámbito privado, del sector terciario”, explica el informe de la dependencia. En cuanto a las consultas ocurridas el último año, se trata en la mayoría de situaciones de violencia psicológica y en menor medida a las de tipo física y sexual. Los señalados como acosadores, por su parte, son en su mayoría hombres de una jerarquía superior.

La mayoría de los que se entrevistaron en la dependencia fueron mujeres de entre 26 y 45 años. Más de la mitad de las denuncias corresponden a los sectores educación, limpieza y comercio. “Una posible explicación puede ser que estas actividades involucran a muchos trabajadores, pero además, también debemos tomar en cuenta la manera particular en que se expresan las jerarquías y el tipo de organización laboral, formas, horarios, estrés, etc”, apunta el informe.

La Municipalidad sentó posición

La Municipalidad de Jesús María, por su parte, comunicó su posición “a propósito de la repercusión pública que tuvo el caso”. Algunos puntos que señalaron que “El involucramiento del municipio en el tema, a nivel legal y administrativo, fue inmediato. De eso da cuenta el propio expediente abierto para dar curso a la denuncia de la empleada. La denuncia administrativa interna se concretó el 14 de mayo de 2017 y el 17 de mayo, sólo 3 días después”. Señalaron que se dispuso “a título preventivo, y en función de la denuncia existente”, el traslado del empleado acusado al Vivero Municipal.

“El municipio actuó como correspondía legal y administrativamente, resguardando tanto los derechos de la empleada denunciante, como así también el respeto a la presunción de inocencia que rige en nuestro ordenamiento legal”, agrega el comunicado. “Al margen de este caso puntual, el único del que tenemos registro en la organización, la temática de la violencia de género no es ajena a esta Municipalidad, ya que hemos desarrollado políticas públicas tendientes a concientizar sobre la cuestión y a garantizar el pleno respeto de los derechos de las mujeres”.

Además, el comunicado destacó que tomarán acciones de capacitación obligatorias en el tema: habrá talleres de sensibilización. Se tomará contacto con el Juzgado Civil, Comercial, Conciliación y Familia, con competencia en Violencia de Género, “para que nos notifique de cualquier denuncia que se radique allí y que tenga como protagonista a un empleado municipal, para coordinar acciones con Recursos Humanos y el área de Género del municipio. Además, las denuncias serán incorporadas al legajo de cada agente”. El municipio ratificó además “la obligatoriedad del apto psicológico del personal que se desempeñe en funciones vinculadas con niños, mujeres y adolescentes”.