El Marco
jueves 03 de enero de 2019

Un plan para que la fruticultura y la vitivinicultura de Caroya renazcan

En la primera etapa del Plan "Rinacere" el Municipio entregará más de veinte mil plantas de vides e higueras.

Quince mil vides de las variedades Tannat, Ancellota e Isabella están siendo desarrolladas en un vivero de San Juan y se suman a las seis mil plantas de higuera cultivadas en Colonia Vicente Agüero, que el Municipio caroyense prevé entregar a productores en la primera etapa del denominado Plan "Rinacere". Una iniciativa ambiciosa que aúna esfuerzos de técnicos del municipio, la agencia INTA Jesús María y la Comuna Colonia Vicente Agüero para fortalecer la producción local y devolverle a Colonia Caroya parte de su histórica memoria productiva.

Según contó a El Marco el director de la Agencia de Producción de la Municipalidad de Colonia Caroya, Martín Piazzoni, el objetivo principal del programa es "apoyar la producción local de los frutales característicos de la zona". Piazzoni detalló que en la actualidad hay entre cien y ciento diez hetáreas de viñedos implantados en el territorio caroyense, una cifra muy menor a la que se supo cultivar en otros años. Solo con estas quince mil plantas, la superficie se podrá amplias en seis hectáreas más.

la entrega de las plantas será gratuita para los productores que decidan ampliar la superficie de frutales y viñedos. A partir de sondeos previos, aseguran que la demanda está asegurada. Las vides estarán disponibles a partir de marzo próximo.

Las variedades de vid que fueron elegidas para el desarrollo de la primera etapa del plan fueron consensuadas con las bodegas de la ciudad, a partir del análisis de los enólogos de cada establecimiento. Según Piazzoni, se ponderó la "adaptabilidad de las cepas y la demanda de las bodegas".

Respecto de la continuidad del Rinacere, Piazzoni adelantó que están pensando en otros frutales para el futuro y también en la búsqueda de financiación para dotar de infraestructura a la producción. Cobertura con mallas antigranizo y sistemas de riego eficiente, son solo algunas de las necesidades del sector.

Las plantas de vides en el vivero de San Juan

Las cepas elegidas

Ancellotta es una cepa originaria de Italia que en los últimos años aha ganado relevancia en nuestro país. La uva posee un color oscuro intenso y un sabor muy agradable. Una de las ventajas de este varietal es que su maduración es temprana y genera buenos rindes. Hoy la industria vitivinícola la usa para dar color a los vinos de alta calidad.

Tannat es una variedad originaria del sudoeste de Francia, muy conocida en Uruguay y en algunas regiones de Argentina. Actualmente se ha comenzado a dessarrollar en Caroya. Esta uva da unos vinos con mucho color y muy taninos. Permite elaborar vinos tintos de calidad.

Isabella es la uva más característica de Colonia Caroya, a partir de ella se han elaborado los vinos frambua, tan propios de nuestra región. Pese a no ser una cepa que permita elaborar vinos de alta calidad, es muy codiciada para la producción de jugo de uva, por su capacidad productiva y su rusticidad.