El Marco
jueves 28 de marzo de 2019

La Educación Sexual Integral motoriza la prevención contra el abuso infantil

El “grooming” involucra abusos con mediación tecnológica, y sus víctimas son mujeres y niñas.

Por Agustina Conci

 

Dos cuadros y el mismo delito: en el primero, un hombre que extorsionaba niñas para obtener material sexual digital fue detenido en Colonia Caroya. ¿Cómo prevenir a las niñas sobre el mal uso que los adultos pueden hacer de las redes sociales? En el segundo: una pueblada para denunciar el abuso de un menor de edad. ¿Cómo reaccionar a los linchamientos? ¿Todos los abusos pueden ser entre desconocidos? ¿Qué rol toman las instituciones? ¿Qué hacemos con las “niñas madres”?

Para Valeria Cargnelutti, todos los caminos conducen, una vez más, a la Ley de Educación Sexual Integral. Para esta tallerista y estudiosa de la norma, “la prevención primaria del abuso infantil es con la educación en prevención”.

La Organización Mundial de la Salud plantea que no se conoce el número de menores que son víctimas de abuso sexual en el mundo, pero las investigaciones indican que aproximadamente el 20% de las mujeres y el 5%-10% de los hombres han sufrido abuso sexual durante la infancia; la tercera parte de las niñas han sufrido una iniciación sexual forzada. Sostiene que en la salud mental las repercusiones son tan graves como las físicas y pueden ser duraderas.

La mayoría de los abusos suceden en el espacio intrafamiliar, aunque desde el año 2013 se introdujo en Argentina la figura de grooming o acoso cibernético con fines sexuales, único tipo de abuso en la cual los desconocidos son mayoría (más del 60%).

“La Educación Sexual Integral tiene herramientas muy claras y precisas que tiene que ver con nivel inicial, primario, secundario y medio. El cuidado del cuerpo, reconocimiento de mis partes, por ejemplo. Se trata de poder hacer que los chicos puedan percibir cuando una caricia si me agrada y cuándo no me agrada, y que una vez percibido puedan manifestarlo. Enseñarles que no todas las caricias son buenas, por más que vengan del tío, del papá o del abuelo”, señala Cargnelutti.

 

En aumento

La justicia reconoce la gravedad y complejidad de la problemática del abuso sexual infantil en Córdoba y el aumento progresivo de las cifras.

La urgencia del abordaje del tema exige replantear la revictimización y las respuestas de protección institucionales que reciben las víctimas. La “cifra negra” –en términos judiciales- persiste a pesar del avance de la concientización y sensibilización social.

En ese sentido, Cargnelutti destaca que la ESI es una herramienta poderosa: “Lo principal es hablar de este nuevo cambio de paradigma, no hay que pedir ni perdón ni permiso para denunciar, si no poner a los niños en el lugar que les corresponde, ya no hay un niño ausente o pasivo, son sujetos de derechos”.

 

Mujeres y niñas

“El sistema patriarcal no ayuda mucho”, dice Cargnelutti. ¿Qué tiene que ver? “Sí tiene que ver, el adulto centrismo hace que el niño quede en el último escalón, en este sistema donde el hombre está sobre la mujer, la mujer sobre los niños”, plantea.

Los números del Ministerio Público Fiscal del a Provincia de Córdoba acompañan sus palabras: la mayoría de las víctimas de abuso son mujeres, y la mayoría de los abusadores son varones. Conforme sube la edad de las víctimas, mayor cantidad son mujeres. En el caso del grooming, la totalidad de los casos registrados entre junio y diciembre de 2016 involucra a niñas y adolescentes.

“Hay resistencia a la ESI, pero en esas resistencias, ya no podemos perder más tiempo con los pibes”, alerta Cargnelutti.

El marco- ¿Qué pasa con el tratamiento mediatizado del tema? ¿Y con los linchamientos públicos, o las imágenes de familiares desesperados que salen a cortar una ruta porque no los atiende la justicia?

-Lo ideal es que se empiece a hablar. No importa la edad que tengan, hay que plantear el problema de acuerdo a su edad, pero no esquivarlo. El fantasma de la educación sexual es que los chicos sepan más de lo que pueden. Eso no existe. Si yo tengo tres niños de distintas edades y surge esto en el noticiero, puedo preguntar qué les parece, si les despierta algo. En la escuela muchos niños, cuando uno les cuenta un cuento que planeta el abuso, ellos dicen cosas, pueden hablar. Y a veces ni siquiera podés ir a denunciar, pero sí enseñar que algunas cosas que plantea el niño no están bien, y que sepa que puede pedir ayuda.

 

La mirada docente, clave

La mayoría de los abusos sexuales contra niños y niñas suceden dentro del ámbito familiar, por lo que “se debe abandonar la idea de la familia como espacio de protección, ya que la familia puede ser un ámbito privado, privilegiado para el desarrollo de la indefensión de la víctima”, señala un estudio del Tribunal Superior de Justicia publicado este año. Así, si el entorno del/la niño/a presenta protección y apoyo incondicional, el daño se reduce significativamente.

El marco-En general a la denuncia la hace una tercera persona… ¿La ESI estimula las denuncias de las propias niñas?

-Se supone que como docentes tenemos un contacto con los chicos bastante subjetivo, nos podemos dar cuenta del algún cambio de humor, de pudores exagerados, lenguajes... hay muchos indicios. El problema es que a veces falla el protocolo que debemos aplicar.  Tiene que haber un compromiso en cadena, la policía, la comunidad responsable de las áreas, la directora, o la maestra… todos ellos se tienen que comprometer para salvarle la vida a un niño.

 

 

Algunos datos

>El 4% de las víctimas de Abuso Sexual Infantil tiene algún tipo de retraso o discapacidad intelectual.

>De 457 casos en el segundo semestre de 2016: el 51 % denunció abuso sexual simple, el 4 % contacto tecnológico con un menor, para fines sexuales (Grooming).

>El 58% de los abusos infantiles fueron intrafamiliares. El 31% corresponde a hechos que han sido realizados por personas conocidas del niño/a, entre los que se encuentra: vecinos, amigos, docente, etc. El 11% corresponde a desconocidos.

>La totalidad de las víctimas del delito de contacto tecnológico a menores con fines sexuales grooming, así como el delito de aprovechamiento de la inmadurez sexual, la totalidad de las víctimas fueron niñas y adolescentes mujeres (2016).

 

Fuente: Tribunal Superior de Justicia en Córdoba

 

Si tenés dudas necesitás ayuda, podés consultar esta Guía de Unicef con los datos básicos sobre el abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes a los fines de brindar orientación y asesoramiento