El Marco
viernes 26 de abril de 2019

"Colonia Caroya no sería la misma sin el Bonoris"

En un emotivo acto el IPEM 165 festejó 50 años de vida.

Esas palabras, expresadas por el intendente Gustavo Brandán en su discurso, resaltando la importancia de la institución educativa en la comunidad local, fueron las que de algún modo resumieron el espíritu del acto de esta mañana y el sentir de quienes se acercaron a celebrar los 50 años del Colegio Bonoris. Un homenaje a una institución que sin dudas dejó una profunda huella en la ciudad; y a los hacedores y hacedoras de esa historia.

Pasadas las 10 de la mañana, autoridades, invitados especiales, exdocentes y alumnos del Bonoris se dieron cita en el salón del Bochas Sport Club; curiosamente, el lugar donde se empezó a dictar clases allá por el año 1969, cuando la escuela aún no contaba con edificio propio. Allí se desarrolló el acto por el aniversario. El pasado 24 de marzo, el IPEM 165 cumplió 50 años de existencia y hoy fue el día elegido para celebrarlo.

Un momento importante del acto fue la presentación pública del nuevo distintivo, logo y portaestandarte que llevará el colegio de ahora en adelante. En el mismo, se incluyó simbología alegórica a las nuevas orientaciones que la institución sumó en los últimos años: Arte Multimedia y Ciencias Sociales y Humanidades.

La primera división de egresados estuvo presente en la ocasión, Jorge Contesi alumno de esa primera promoción de peritos mercantiles ofreció unas palabras, "no eramos conscientes de las modificaciones que la educación puede generar", dijo el exalumno, quien agradeció el convite y cerró con un "feliz cumpleaños colegio Bonoris".

Luego el cura párroco Martín Cervato recordó al hombre que le dio nombre al colegio José Bonoris, primer párroco de Colonia Caroya.

El director Salvador Lucero ofreció un sentido discurso en el que destacó las raíces de la institución y las emparentó con el de la propia ciudad. "Los cimientos de esta escuela fueron rellenados con los mismos valores que hicieron a la ciudad", reflexionó. También destacó la importancia que significó tener un colegio secundario por primera vez en la ciudad "antes los jóvenes no tenían dónde desarrollarse en materia educativa", dijo el director y se mostró satisfecho por el equipo y alumnado que actualmente recorre los pasillos del Bonoris "tengo una sensación de deber cumplido", cerró Lucero.

Foto colectiva con exdocentes y exdirectivos de la institución.

Por último, el intendente Brandán expresó que "Colonia Caroya no sería la misma sin el colegio Bonoris", e hizo un reconocimiento especial a las distintas generaciones de docentes de la institución, "ustedes son los que merecen el homenaje", manifestó el mandatario.

El municipio caroyense hizo entrega de un aporte económico a la institución, además hubo una gran cantidad de obsequios, destacándose un gran número de placas ofrecidas por distintas instituciones.