El Marco
miércoles 22 de mayo de 2019

Piden atención por “accionar violento” de la policía en los barrios

La Mesa de trabajo por los DDHH en nuestra zona advirtió sobre hechos de violencia que involucran a uniformados contra vecinos y vecinas.

La Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Colonia Caroya, Jesús María y Sinsacate emitió un comunicado en repudio del “Accionar violento de la policía de la departamental Colón con jóvenes de barrios vulnerabilizados de la ciudad”.

El documento relata casos recientes de violencia física y con disparos por parte de agentes la policía.

 

Persecuciones y balas

El padre de un joven comentó en medios locales cómo un patrullero de la departamental persiguió a su hijo y su sobrino, ambos menores de edad, que iban a bordo de una motocicleta. Un patrullero los siguió, y les dispararon al menos dos veces sobre la Ruta 9.

Los jóvenes quisieron regresar al barrio Sierras y Parque, de donde son oriundos, pero seguían disparando. Eso hizo que perdieran el control del vehículo, y uno de ellos terminó con una fractura expuesta de tibia y peroné.

“Le pregunté en buena forma al oficial que había pasado”, comentó el padre. El comisario le dijo que habían pasado un semáforo en rojo y que venían sin casco. El padre también denuncia que el comisario lo amenzó con arrestarlo sin motivo.

Otro caso de abuso sucedió el domingo por la tarde en Barrio Costanera cuando un joven de 19 años fue embestido por un efectivo policial que andaba en motocicleta.

El joven terminó con un profundo tajo en la cabeza provocado por los golpes de numerosos policías que llegaron al lugar luego del accidente.

Según el relato de su mamá en medios locales, el accionar abusivo ocasionó que vecinos y vecinas reaccionaran evitando la detención del joven, que se encontraba inconsciente cuando lo esposaron. La mujer declaró también en la radio que un efectivo policial irrumpió sin orden de allanamiento a su vivienda para intentar llevarse detenido al joven.

La familia denuncia que el hostigamiento de la policía impidió que pudieran recurrir al hospital o algún centro de salud para recibir asistencia médica que el joven necesitaba de manera urgente: “A mi hijo no lo puedo dejar salir porque donde me lo agarren me lo van a querer matar, como hacen muchas veces la policía”. Denunció además que la policía disparó balas de goma y de plomo hiriendo a más de una persona.

 

Portación de rostro

“Estos casos de represión y abusos policiales no son aislados, son parte de una política sistemática de persecución aplicada a los pibes y pibas de nuestros barrios y forman parte de una lógica de imposición de la fuerza que no son compatibles con la democracia y la plena vigencia de los Derechos Humanos”, señaló la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos de Colonia Caroya, Jesús María y Sinsacate.

“La denuncia de familiares pone en relieve las múltiples violaciones de garantías constitucionales sobre la integridad de las personas, el acceso a una defensa justa, el derecho a la libre circulación y asistencia médica”, reclamaron.

La organización CORREPI señaló en un informe del año 2018 que cada 21 horas una persona muere en el país debido a la represión policial. Más del 85% del total de personas asesinadas por el aparato represivo estatal estaban en un calabozo o caminaban por un barrio. Durante el año pasado se registraron en Córdoba 233 muertes, aunque los maltratos superan cientos de veces esos números extremos, y son más difíciles de registrar.