El Marco
martes 18 de junio de 2019

Premio internacional para un corto de la cineasta local Irupé Muñoz

“Somos resistencia” ganó el gran premio del Jurado en el Festival Donamcine de Barcelona. Una obra que celebra la historia entre pañuelos blancos y verdes.

 

La estudiante de cine jesusmariense Irupé Muñoz y su compañera Luna Gherscovici ganaron el primer premio de un festival europeo por el corto “Somos Resistencia”. El trabajo, estrenado en 2018, ya tenía el Gran Premio del Jurado en el Festival Internacional Cineminutos de Córdoba.

Un abrazo entre una abuela de pañuelo blanco y su nieta, de pañuelo verde, que escuchan a los dinosaurios hablar del aborto en la tevé. Un cuadro de época que sintetiza en menos de dos minutos una lucha que a las estudiantes les quedó grabada desde aquella vigilia en diputados. Ellas tomaron el tema para trabajarlo en la materia Animación. "Lo hicimos solas, pero tuvimos muchísima ayuda de la cátedra y el apoyo de la Universidad", indicó Irupé.

 

El corto se impuso entre 225 proyectos filmados por mujeres, y provenientes de más de 20 países. “Buscamos llegar por el voto del público, pero el que nos dio el premio al final fue el jurado”, revela Irupé Muñoz a El marco.

El Jurado del Festival Donamcine valoró tanto la técnica como el mensaje de la obra, analizando que “es una muestra, además, de la irrupción, vitalidad y potencia de las luchas feministas de los países del Sur que enlazan memoria y esperanza”.

 

24 cuadros verdes por segundo

Es breve, pero contundente. Un detalle de la trama que hacen los pañuelos, una leve seña de indignación compartida. Un guiño al inconsciente colectivo, a lo Charly García. Y las 24 fotos por segundo que se utilizan para realizar la técnica de la animación en Stop Motion.

“Valoramos el hecho de que madres y abuelas fueran mujeres que se plantaron en una época nefasta de nuestro país donde se vulneraron un montón de derechos, pidiendo que devuelvan a sus hijes y nietes. Pasaron los años y ellas siguen saliendo a la calle siguen luchando y siguen buscando y por suerte encontrando a sus nieto sy nietas y son un ejemplo de lucha para nosotras, que estamos atravesadas hoy por el feminismo”, explicó Irupé.

Para la realizadora, “la resistencia y  la constancia que tienen las abuelas y madres de plaza de mayo son un ejemplo para todos y todas”, pero además, la intención fue “enviar el mensaje de que tenemos que seguir resistiendo, poniendo el cuerpo hasta que logremos la conquista de este derecho”.

Una pantalla negra con los nombres de quienes votaron en contra de los derechos de las mujeres, recuerda que siempre tendremos memoria. Y a pesar de que en la obra vemos hablar a los dinosaurios, la sensación es que van a desaparecer.