El Marco
lunes 01 de julio de 2019

Fuerte reclamo por acceso a servicios básicos en un terreno de Malabrigo

Un hombre se encadenó frente a la sede municipal caroyense.

Esta mañana se vivió un hecho inédito en Colonia Caroya, un hombre, rodeado por vecinos que reclaman el acceso a los servicios de agua y luz, se encadenó frente a la Municipalidad de Colonia Caroya. Según relataron los vecinos, se trata de veintinueve familias que no pueden conectarse a los servicios porque el municipio no avala esas conexiones. El reclamo apuntó directamente al intendente Brandán.

El terreno se encuentra ubicado en barrio Malabrigo, sobre calle 128, al Oeste de calle 172. "Hace tres años que empezó esto", dijo Fernando Arrieta, quien se denomina poseedor del predio y se encadenó al mástil del municipio. Arrieta explicó que él le fue "dando" al resto de las familias para que tenagan acceso a la tierra. "El año pasado eramos catorce familias... actualmente somos veintinueve".

Sobre el propio Arrieta pesa una causa judicial por usurpación, ese sería el impedimento para que el municipio avale la prestación de servicios. El demandado alegó ante la prensa que la causa está a punto de prescribir. Además, dijo desconocer a la persona que realizó la denuncia. "Somos veintinueve familias y hay un solo denunciado". 

Los vecinos también mencionaron que hay una familia que sí tuvo acceso a los servicios, por un trámite ante el ERSEP; por ello, solicitaron que esa posibilidad se extienda al resto.

Respecto al derecho que Arrieta invoca sobre ese terreno, recordó que en 2014 consultó el estado de las tierras que su familia estaría ocupando desde hace más de 30 años. Allí, sin dar mayores precisiones sobre qué organismo provincial le comunicó la situación, le habrían informado que su ocupación sería legítima y que podía disponer de la parcela. Por otro lado, el propio Arrieta contó que el abogado Homero Spiropulos es quien los asesora.

Un momento político sensible

El reclamo se efectúa en un momento álgido, ya que estamos a pocos días de las elecciones municipales. Esta situación desató un sinnúmero de suspicacias políticas. El propio intendente, calificó de "curioo" al reclamo, teniendo en cuenta que faltas apenas cinco días para la elección en la que participa como candidato a la reelección.

Arrieta aclaró que no tiene nada que ver con la política, e incluso fue más allá, dijo que nunca votó: "solo pedimos luz y agua", expresó, aunque reconoció que el reclamo tiene un efecto político.