El Marco
miércoles 31 de julio de 2019

Colonia Caroya ya es parte del Corredor de Sierras Chicas

Se gestionará un diplomado para formar Guardaparques Urbanos. La reserva San Carlos, parte de una estrategia de conservación en todas las Sierras Chicas.

Colonia Caroya es oficialmente parte del Corredor de Áreas Protegidas de Sierras Chicas, gracias a la incorporación de la Reserva Natural, Hídrica, Patrimonial y Cultural San Carlos al sistema de áreas protegidas.

El Corredor está en proceso de construcción participativa con tres actores claves: la Administración de Parques Nacionales (APN), la Coordinadora Ambiental y Derechos Humanos de Sierras Chicas y la Dirección de Áreas Naturales Protegidas de Ambiente.

Está integrado por 16 Reservas naturales que cada municipio fue declarando, y se gestionó a partir del 2015 con una importante participación ciudadana.

La Calera, Saldán, Villa Allende, Mediolaza, Unquillo, Río Ceballos, Salsipuedes, Agua de Oro, Cerro Azul, La Granja, Ascochinga, Jesús María y ahora Colonia Caroya integran esta unidad de gestión para la conectividad de todas las áreas.

 

El acto se realizó en la Casa de la Historia y la Cultura del Bicentenario, donde alumnos del Ipem 349 Giovanni Bosco presentaron un corto audiovisual sobre el Canal San Carlos y prometieron la plantación de árboles autóctonos en la Reserva.

 

De esta manera, un terreno que fue concebido por los primeros colonos como fuente de agua potable y riego, continuará resguardado para los mismos fines, pero con criterios ambientales propios de este siglo.

Marco Ferioli, de la Administración de Parques Nacionales (APN), aseguró en el acto en la Casa de la Historia que este corredor tendrá “no sólo sentido desde lo turístico, sino también desde lo ambiental”.

Destacó el trabajo mancomunado entre municipios de todas las Sierras Chicas con APN y las organizaciones territoriales. Sobre el futuro del corredor, dijo que “la intención es involucrar a las comunidades”.

 

Conectividad

Ferioli se refirió también a la importancia de restaurar la conectividad de los ecosistemas en la provincia, para asegurar la supervivencia de la biodiversidad, en un paisaje que sufre el desmonte sistemático desde hace más de cien años.

La conectividad ecológica es uno de los desafíos del conservacionismo actual, y busca reponer la capacidad de conexión entre ecosistemas similares en un paisaje fragmentado.

Para Ferioli también es importante la “zona de amortiguación” que rodeará a la flamante área protegida: las políticas agroecológicas de Colonia Caroya logran actualmente que se apliquen menos agrotóxicos. De esta forma el impacto sobre las reservas es menor. “Es uno de los sellos distintivos que se le quiere dar al corredor, más sustentabilidad, menos agroquímicos y menos impacto”, destacó.

 

Escuela de guardaparques

El intendente Gustavo Brandán, por su parte, celebró el acuerdo y aseguró que se pondrán a trabajar en el plan de manejo de la reserva.

Anunció además que la Secretaría de Control y Fiscalización está gestionando el dictado de un curso o diplomado de guardaparque urbano en Colonia Caroya.

 

Diego Suarez (izquierda), director de Conservación de la Biodiversidad y Recursos Naturales, de la Secretaría de Ambiente y Cambio Climático, también se hizo presente para la firma del acuerdo, y aseguró que “sumar una reserva más puede parecer un algo muy simple pero hay muchísimo trabajo detrás”.

 

El intendente Brandán dialogó con El marco y se refirió al cuidado del agua, e indicó que “debemos tener políticas de planeamiento urbano para evitar la contaminación, aunque haya que pelear con intereses particulares”.