El Marco
jueves 12 de septiembre de 2019

Organizaciones feministas y referentes de diversos espacios se solidarizaron con Gimena Patat

La abogada hizo publicas las situaciones de acoso que vivió en la Cooperativa durante la presidencia de José Chalub.

Distintas organizaciones feministas y referentes de diversos sectores se solidarizaron y mostraron su apoyo a la abogada Gimena Patat, quien denunció las situaciones de acoso  que sufrió en la Cooperativa de Servicios Públicos de Colonia Caroya y Jesús María. Desde Vivas nos queremos compartieron el descargo de Gimena y mostraron su apoyo ante la situación de violencia laboral que sufrió. También se expresaron en ese sentido desde Isadora y Sí Mujer.

La denuncia pública de Gimena Patat generó un aluvión de muestras de solidaridad hacia la empleada de la Cooperativa. Referentes de distintos sectores: sociales, feministas, gremiales, abogados y abogadas de la zona se expresaron en apoyo luego de que se conociera la situación por la que pasó en los últimos meses.

En el comunicado publicado por la organización Vivas nos queremos puede leerse: "Como con toda víctima de violencia, la vida de Gimena sufrió profundos cambios perjudiciales, tanto emocionales como laborales. Por esto, también decidió compartir su historia con nuestra organización y con quienes leen este comunicado. Ella fue víctima del accionar de Chalub quien, gozando de su posición de poder como hombre y autoridad laboral, descalificó y recortó funciones a Gimena excusándose en un discurso sexualmente moralista y descalificatorio. Es decir, perjudicó su trabajo y desempeño profesional sosteniendo que lo hacía para "protegerla" de lo que los hombres decían de ella. Vale recordar que el sistema patriarcal llega a invalidar y deslegitimar a las mujeres trabajadoras calificando sus desempeños diferenciando entre hombres y mujeres, adjudicándole valores negativos a estas que las colocan en lugares de inferioridad respecto a sus compañeros varones. Así, una mujer es evaluada y calificada desde concepciones que nada tienen que ver con su desempeño laboral, sino más bien a comportamientos y cuestiones que harían a su vida privada o que se piensan como "naturales o propios de lo femenino". En cambio, los hombres no son evaluados desde esa misma moralidad, lo cual genera diferencias de poder sumamente graves y agraviantes para las trabajadoras".

Hace algunos días se conoció que Gimena había demandado a la institución a raíz del proceso de menoscabo en sus funciones laborales que venía sufriendo desde hace cerca de un año, solicitando volver a sus tareas habituales. Hoy, Gimena decidió contar algunas de las situaciones que le toco vivir en el tiempo de la presidencia de Chalub. La abogada denunció "las agresiones verbales, las intromisiones en tu vida privada y sexual, las descalificaciones, la quita de tareas, las persecusiones" que sufrió durante ese período.