El Marco
lunes 03 de febrero de 2020

Vecinos y vecinas expresaron su rechazo a la antena de telefonía en un área periurbana de barrio Los Chañares

Se realizó la Audiencia Pública prevista para la instalación de la estructura.

Esta mañana se llevó a cabo la Audiencia Pública prevista en la ordenanza Nº 2084/2017 que regula la instalación y funcionamiento de Estructuras Soporte de comunicaciones móviles y sus infraestructuras relacionadas, acto previo y necesario para la aprobación del proyecto. De la audiencia, convocada por el intendente, participaron un grupo de vecinos y vecinas que habitan en inmediaciones del sector en cuestión, concejales y representantes de la empresa "SBA  - Torres Argtentinas SRL", responsable del montaje de la torre. La mayoría de los presentes mostraron una férrea negativa al proyecto. La posible afectación a la salud y el medio ambiente, sumado a la no contemplación del futuro desarrollo de la ciudad fueron los principales argumentos que esgrimieron. 

La torre, que comenzó a construirse antes de cumplimentar con los requisitos que fija la ordenanza, está ubicada actualmente en zona rural, en el lote 7 “D”, entre calles 40, 96, 34 Norte y Pedro Patat Norte de Colonia Caroya. La normativa especifica que en área rural pueden instalarse estructuras de hasta cuarenta y cinco metros de altura, pero restringe la posibilidad de instalarlas si a menos de doscientos metros de distancia existen asentamientos urbanos individuales o colectivos. Esta última disposición es la que habrá que analizar con detenimiento en el caso concreto, máxime teniendo en cuenta que en el mapa de zonificación en el que trabaja el área de Pllanificación Estratégica, se perfila a ese sector como próximo a urbanizarse.

La audiencia comenzó con la exposición del subsecretario de Coordinación General del municipio, Alejandro Chalub, quien se hizo cargo de coordinar el acto público. La secretaria de Gobierno, Paola Nanini, se excusó de ocupar ese rol pese a que la Secretaría de Gobierno es la autoridad de aplicación según dispone la ordenanza 2084/2017. Nanini explicó que lo hacía por su condición de vecina del predio donde se pretende instalar la antena.

Chalub hizo un raconto de la documentación presentada por la empresa y que forma parte del expediente administrativo, el funcionario aclaró que todos los requisitos formales habían sido cunmplimentados para llegar a la instancia de participación. Entre los documentos presentados, se mencionó la hablilitación de la Secretaría de Ambiente de la Provincia.

Luego se dio pie a las alocuciones de los inscriptos. Las vecinas y los vecinos dieron sus argumentos para rechazar la instalación, entre los discursos más encendidos, estuvo el de Alicia Cressa, que aseguró haber recibido ofertas para instalar la antena en su propiedad, pero que desistió luego de hablar con su familia y los vecinos. "Hay que abrir el paraguas antes de que llueva", expresó, luego de mencionar que no hay certeza sobre la inocuiidad o no de las radiaciones que emiten las antenas de telefonía. Sin saberlo y desde un lenguaje llano y coloquial, Cressa se amparaba en el denominado principio precautorio, consagrado a nivel constitucional, y también incorporado a la propia ordenanza que regula esta tecnología en Colonia Caroya. Dicho principio sostiene que cuando haya peligro de daño grave o irreversible, la ausencia de información o certeza científica no deberá utilizarse como razón para postergar la adopción de medidas eficaces, en función de los costos, para impedir la degradación del medio ambiente. La propia normativa municipal dice en sus considerandos que la OMS (Organización Mundial de la Salud) y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer han decidido, dadas las numerosas evidencias existentes, clasificar las radiaciones electromagnéticas  de “posiblemente cancerígenas”.

El resto de los vecinos y vecinas tuvieron exposiciones similares, cuestionaron en reiteradas oportunidades que no se haya informado con antelación al comienzo de la obra y que existía la posibilidad de la instalación de una antena en ese lugar. Además, reclamaron mejores canales de participación, ya que la Audiencia Pública, al no ser vinculante, se asemeja más a un mero trámite administrativo que a una verdadera instancia de debate y participación genuina.

Párrafo aprte merecen las exposiciones de dos vecinas de la ciudad que expresaron mensajes distintos al de la mayoría de los inscriptos; por un lado, Eduarda García, cuyo domicilio colinda con la antena ubicada sobre la calle Pedro Patat. García describió con crudeza su situación al ver como ciertos elementos de la torre caen con cierta frecuencia en su propio patio, "corresmos riesgo de vida", dijo, y aclaró no estar en contra de la tecnología, pero pidió que remuevan la estructura que hoy persiste al margen de un histórico incumplimiento de las normas. Por otro lado, Teresita Peman, vecina del barrio Bolivia solicitó que se mejore la señal y se mostró de acuerdo con la instalación de antenas, cabe aclarar que en la audiencia no había representantes de ninguna empresa prestadora de servicio de telefonía, sino solamente los referentes de la constructora de la estructura o plataforma que sirve de base para los equipos irradiantes.

Entre los concejales presentes, sobresalió el mensaje de Matías Peralta Cruz, quien pidió, a partir de lo surgido en la audiencia, la suspención de la construcción de la torre, hasta tanto existan instancias de información para los vecinos.

Uno de los representantes de la empresa fue el último en dar su discurso, en un escueto mensaje dijo: "nosotros construimos las estructuras o soportes de antenas, no irradiamos, hacemos la inversión de la construcción de la torre cumpliendo todas las normativas nacionales provinciales y municipales y posteriormente les damos a los operadores móviles para que instalen sus antenas", y  agregó: "todo lo que se instala y construye está bajo normativa y regido por leyes nacionales, provinciales y municipales".