El Marco
lunes 23 de mayo de 2016

Fuerte impacto del paro de Aoita

La terminal y sus alrededores quedaron sin movimiento.

Con una atmósfera fantasmal, la terminal de ómnibus de Jesús María reflejó el paro de choferes de transporte interurbanos nucleados en Aoita. El conflicto por el reclamo de aumento salarial de 40 por ciento (entre abril y septiembre) mantuvo frenada la circulación de unidades durante el fin de semana, y se extederá al menos hasta las doce de la noche. Desde la Fetap ofrecen un aumento del 37,7 por ciento. La discusión se trasladó ahora a Buenos Aires donde delegados gremiales buscan diálogo con autoridades del Ministerio de Trabajo.

La imagen en Jesús María fue menos conflictiva que la de Córdoba, donde los cohferes bloquearon los ingresos, afectando también al servicio de larga distancia. En cambio, a nivel local era nulo el movimiento. Pocos taxis sin pasajeros a la vista, el quiosco sin el movimiento habitual y los comercio de los alrededores con notable inactividad. El espiral derivado del conflicto en esta rama del transporte impactó de forma directa en otros rubros.