El Marco
viernes 10 de junio de 2016

Una mirada histórica de las relaciones sociales y la participación de la mujer en la zona

Una investigación abordó el origen y desarrollo del Club Agraria.

La Licenciada en Historia, Eugenia Sanchez, realizó una investigación histórico-política haciendo foco en la creación y el desarrollo del Club Juventud Agraria Colón. En sus palabras, “ver cómo el club ayudó a reflejar las relaciones de la comunidad y a su vez a cambiarlas” fue el objetivo del trabajo.

Encontrarse con el objeto de estudio

Según Eugenia la primera aproximación con el tema de investigación fue el contacto con las fuentes, “me llamó la atención encontrar que la primera presidenta del Club Juventud Agraria fue una mujer” comentó, y en ese sentido señaló lo llamativo de que “en los años treinta una mujer esté participando de forma igualitaria que los hombres”. La presidenta fundadora del Club fue Angelina Braida.

La novedosa participación de las mujeres

En su estudio pudo saber que “las mujeres se acercaron al club por invitación del Presidente de la Federación Agraria”, lo cual dio un aval para la participación ante las familias.

Desde un primer momento las mujeres tenían las mismas posibilidades que los hombres de ser electas y de votar en las asambleas, “por ello la primera comisión tiene igual cantidad de mujeres y hombres".

Sin embargo, la existencia de una institución moderna no significó la inmediata modernización de las relaciones sociales. En algunos casos “las mujeres, por más que eran votadas en la asamblea, después a la hora de delegar los cargos, no eran delegados a ellas”. Las mujeres buscaron entonces otros espacios de participación en el Club.

En la realización del trabajo Eugenia realizó entrevistas a socias fundadoras del Club en una ocasión, una extesorera de las primeras comisiones manifestó “que sin el club su vida hubiese sido muy distinta”. Esa mujer, en aquellos años, llegó rechazar un pedido de matrimonio a su novio y futuro esposo porque “quería pasar más tiempo con `las chicas´ en el Club” contó Sanchez.

El impacto del Club y la participación

Para la historiadora la participación en el Club significaba “permanecer en un espacio público, con amigos, fuera de la casa”, de algún modo, abandonar el espacio privado que estaba casi siempre regulado por un hombre mayor.

Para Eugenia “hoy ya nadie se plantea `soy capaz como mujer de dirigir una asociación´”, sin embargo, “para la época era sumamente novedosa la participación femenina, y sumamente trascendental la experiencia”.

Sobre la existencia de este tipo de instituciones, Sanchez valora que “a la vez que amplían el espacio público, los clubes lo complejizan, funcionan como catalizadores de las relaciones sociales”.

*La fotografía de la nota muestra una multitudinaria reunión frente a la vieja fachada del Club Agraria